Rehabilitación oral: Todo lo que debes saber

Una sonrisa adecuada a nuestras facciones potencia la seguridad y el desenvolvimiento que tenemos en la sociedad.

Tener una dentadura estética y agradable a la vista aumenta el autoestima y mejora la percepción que tienen los demás de nosotros. Por eso, muchos pacientes con problemas dentales recurren a una rehabilitación oral.

Esta rama de la odontología se enfoca en los problemas estéticos y funcionales de los pacientes. A través de restauraciones, este método se encarga de reposicionar tus piezas dentales si has sufrido pérdidas graves, destrucciones en la cavidad bucal, deformaciones en los huesos o problemas físicos de apariencia. Estos tratamientos, según sea su complejidad, se trabajan a través de prótesis fijas o removibles, operaciones o implantes dentales.
¿Qué es y en qué consiste la rehabilitación oral?

La rehabilitación oral es el enfoque de la odontología relacionado directamente con la periodoncia, la ortodoncia y la endodoncia.

Los especialistas de esta área se encargan de diagnosticar y planificar el tratamiento que debes realizarte, bajo el objetivo de devolverte tus funciones naturales del sistema estomatognático, el cual implica a los órganos y tejidos que se encargan de los procesos de masticación y habla.

A quienes presentan defectos graves en este sistema se les dificulta sonreír, hablar, comer, masticar, pronunciar, tragar e, incluso, respirar y mover parte de su cara. Es por ello que los especialistas en rehabilitación oral le ofrecen a este tipo de pacientes soluciones funcionales y médicas, al mismo tiempo que trabajan para darles una sonrisa agradable en apariencia, la cual los dotará de la seguridad necesaria para relacionarse con su entorno, debido a que los tratamientos de este tipo reconstruyen totalmente la cavidad bucal, a través de prótesis, implantes, carillas o resinas.
¿Quiénes necesitan una rehabilitación oral?
Cuando hablamos de rehabilitación oral, nos referimos especialmente a la restructuración total de la cavidad bucal, la cual puede hacerse en distintas áreas. Por ello, estos tratamientos son adaptables a las necesidades de cada paciente, desde casos de deformaciones o accidentes graves, hasta sencillos retoques estéticos.

Este método puede utilizarse en los pacientes que han perdido uno o dos dientes de forma individual; en aquellos que han perdido toda su dentadura; en quienes deben reemplazarse todas sus piezas o en esas personas a las que se le debe reponer un diente y complementar su sonrisa con carillas.

Entre los problemas más comunes de quienes necesitan un rehabilitación oral están:

Caries.
Traumatismos.
Ausencia o pérdida de piezas.
Alteraciones en los dientes.
Fracturas o accidentes.
Infecciones en la pulpa dentaria.
Enfermedades en las encías.
Enfermedades genéticas.
Cáncer en los dientes.

El tratamiento que requiere el paciente será determinado por un profesional luego de una revisión. En la mayoría de los casos, para definir el proceso se requiere de exámenes previos y radiografías, que muestran al médico una visión más amplia.

¿Cómo es el procedimiento?

Los procedimientos para las rehabilitaciones bucales dependen de las necesidades y carencias del paciente. Sea cual sea el caso, el objetivo es ofrecer un tratamiento seguro y con resultados estéticos que sean agradables y superen las expectativas de quienes lo necesitan.

 

En algunos casos, las personas que sufren de problemas bucales se preocupan por saber cómo será el resultado de someterse a este tipo de procesos y si su entorno lo notará. Por eso, algunas personas temen al uso de prótesis removibles, ya que el color del metal puede causar cierta inseguridad. Sin embargo, con las nuevas tecnologías, las posibilidades son amplias y abarcan algunos de estos tratamientos:

  1. Implantes dentales

Cuando se necesita reemplazar una o varias piezas dentales de forma individual, los dentistas recurren a los implantes. Este tratamiento consiste en la inserción de un tornillo o pieza de titanio, a través de una cirugía, en el hueso maxilar.

 

En algunos casos, se debe esperar a que el corte cicatrice para continuar. Posteriormente, se procede a colocar una corona, que puede ser de distintos materiales, según el resultado y la ubicación de la pieza que se quiera.

 

Este tipo de tratamiento le garantiza al paciente seguridad y resultados imperceptibles para su entorno.

        2. Prótesis

Las prótesis fijas también son un tipo de implante dental, que se colocan en el hueso de la misma forma que los implantes dentales y soportan estas estructuras sustituyendo a la raíz. Este tratamiento permite que el paciente recupere la funcionalidad total de su cavidad bucal, pero para ello este debe tener una salud óptima en sus huesos y encías.

 

Este tipo de prótesis algunas veces pueden ser incómodas para el paciente, ya que no forman parte de su dentadura natural. Aun así, el trabajo del dentista debe ser ofrecer resultados satisfactorios y buscar que las prótesis se parezcan lo más posible al diente original.

 

También existe la posibilidad de colocar prótesis removibles, aunque suelen ser antiestéticas, puesto que el metal que se incrusta dentro de la boca se puede notar fácilmente. Sin embargo, también es un opción para quienes necesiten reemplazar su dentadura.

         3. Carillas o resina

Las carillas son un tratamiento dirigido a quienes buscan una solución netamente estética, pues proporcionan seguridad y aumentan su autoestima al permitirles lucir una sonrisa perfecta en pocas sesiones. Este procedimiento es útil para aquellas personas con imperfecciones en los dientes que no requieren de una cirugía u ortodoncia.

 

Consiste en el diseño de las piezas dentales a gusto y necesidades del paciente, que luego son pegadas con un material especial y que dan como resultado una sonrisa acorde con su apariencia física. Cabe destacar que para realizar este proceso, se debe reducir el tamaño de los dientes originales y eliminar parte de su esmalte.

 

En el caso de las resinas, es aún más sencillo, debido a que este es un material que simula el color de los dientes y le permite al odontólogo completar la forma o tallar la pieza según sea el caso. Es muy útil si se trata de fracturas leves en las que se pierden pedazos de las piezas dentales y es lo primero que se utiliza en el momento de restaurar Caries.

 

Independientemente del tipo de tratamiento, el éxito de una rehabilitación bucal está relacionado con el profesionalismo y la calidad de trabajo de los dentista, el uso de tecnología avanzada que este use y la higiene bucal y mantenimiento que le de el paciente a su tratamiento. Por ello, es fundamental realizar este proceso con odontólogos especializados, con experiencia en estética dental en este tipo de tratamientos para evitar poner en riesgo tu salud bucal.

DESCRIPCIÓN

Recurrir a una rehabilitación oral puede ser una solución estética y funcional para los pacientes que han sufrido accidentes graves, lesiones importantes o pérdidas dentales, pero también para aquellos que desean reestructurar su dentadura por completo y recuperar confianza y desenvolvimiento social.

Además, tener piezas dentales completas mejora la percepción que tienen los demás de nosotros. Por eso es importante que, al momento de decidir hacerse una rehabilitación, se realice con odontólogos especializados en este tipo de tratamientos, para evitar poner en riesgo tu salud bucal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *