Ortodoncia invisible vs Ortodoncia tradicional, ¿cuál elegir?

La sonrisa es probablemente una de las partes del rostro más visible para quienes nos hablan por primera vez. Por ello, se dice que es una carta de presentación, ya que dice mucho a quien no nos conozca. Además, una dentadura adecuada a tus facciones te da seguridad para enfrentar nuevos retos. Por eso, muchas personas acuden a un especialista para realizarse un tratamiento de ortodoncia invisible o tradicional.

 

Más allá de lo estético, tener los dientes en una posición incorrecta puede traer consecuencia médicas, ya que las personas que no tienen una mordida correcta, pueden sufrir tensiones en los músculos del cuello y la boca al momento de comer al no tener una buena posición los alimentos no se destruyen por completo y esto causa que el sistema digestivo trabaje más al tener que diluir los alimentos que no pudieron ser triturados por completo en la boca, dolores de cabeza, hombros y espalda. Asimismo, los dientes mal posicionados son difíciles de limpiar y, por ende, se encuentran más propensos a caerse, tener caries o infecciones bucales.

 

Los problemas dentales como el mal aliento o enfermedades periodontales pueden resultar muy molestas en todo tipo de personas, pero si hablamos de jóvenes, los efectos pueden ser mucho mayores, ya que estos suelen tener numerosas inseguridades con respecto a su físico, que aumentan si poseen una dentadura apiñada o muy separada, la cual puede potenciar sus problemas de autoestima.

Un ortodoncista es el especialista ideal para este tipo de problemas, puesto que puede ayudarte tanto con padecimientos bucales que tengas, como también corregir tus dientes, debido a que la ortodoncia se encarga del tratamiento y diagnóstico de las deformidades que pueden presentar los dientes en su forma, posición y función.

 

Contrario a lo que se piensa, la ortodoncia no solo trabaja lo estético, debido a que va mucho más allá y se amplía hacia un proceso funcional, que transforma los dientes desde el hueso. Entonces, un tratamiento de ortodoncia invisible o tradicional debe ser siempre evaluado por un especialista que te indique los pasos a seguir según tu caso. Aun así, si posees alguno de los siguientes indicadores, puedes saber si necesitas o no este tratamiento:

 

  • Sobremordida: Se da cuando los dientes superiores cubren los inferiores.
  • Submordida: Sucede cuando los dientes inferiores sobresalen frente a los superiores.
  • Mordida cruzada: Puede verse si al morder los dientes no calzan y los superiores sobrepasan ligeramente.
  • Mordida abierta: Pasa cuando al morder queda un espacio entre los dientes superiores e inferiores.
  • Línea media desplazada: Se ve en los dientes superiores que no están alineados con los de abajo.
  • Espaciamiento: En este caso, los dientes no ocupan todo el espacio de la encía y se distancian entre ellos.
  • Apiñamiento: Este caso se debe a que dientes demasiado grandes se encuentran ocupando el espacio de los otros.

 

Generalmente, la ortodoncia se realiza para corregir problemas maxilares graves, sin embargo, sea cual sea tu caso, también puedes corregir las pequeñas imperfecciones de tu sonrisa con los distintos tipos de tratamientos. Hoy en día, existen muchas opciones para transformar tu dentadura. A continuación, te mostramos de qué se trata cada una.

 

Ortodoncia invisible vs Ortodoncia tradicional

  1. Ortodoncia tradicional

La ortodoncia tradicional es mucho más funcional para casos críticos, que pueden identificarse con una revisión sencilla. Cabe destacar que para todo tratamiento odontológico, hace falta hacer una radiografía panorámica para determinar las necesidades del paciente.

 

Comúnmente, lo único que se conoce como ortodoncia son los brackets, sin embargo, esta abarca mucho más que eso. Este tipo de tratamiento incluye los aparatos fijos y removibles,  que aplican presión sobre los dientes para moverlos, adaptando, además, a los músculos y huesos de tu boca.

 

Este proceso se hace fundamentalmente con bandas y brackets que son fijados en el diente, los cuales se aprietan continuamente, con el fin de moldear poco a poco la posición de las piezas. En la mayoría de los casos, estos ajustes se hacen cada 40 días preferiblemente, pero todo dependerá de la progresividad del tratamiento. Aunado a esto, deben usarse retenedores para mantener el resultado luego de terminar el tratamiento.

 

Este proceso tiene las siguientes ventajas:

  • Asegura un movimiento progresivo de las piezas.
  • Tienen un menor costo que una ortodoncia invisible.
  • Es posible que los brackets puedan ser del color del diente.

 

Asimismo, posee desventajas tales como:

  • Son fijos.
  • Requieren una limpieza cuidadosa.
  • En la mayoría de los casos son dolorosos.

 

       2. Ortodoncia invisible

Al igual que la ortodoncia visible, este tiene la función de alinear y rediseñar la sonrisa, con la particularidad de que lo hace de una manera innovadora, que busca solucionar los dilemas estéticos que plantea la del tipo tradicional.

 

Los Invisalign son una especie de férula transparente diseñada a partir de un software que planifica el movimiento progresivo de los dientes. Cada placa representa un desplazamiento específico y, así como los brackets, se van a ajustando a medida que se mueven los dientes, aproximadamente cada tres semanas.

 

Este tratamiento es menos doloroso que el tradicional, más cómodo para el paciente y más fácil de llevar en la boca. Al finalizar el proceso, también se deben usar retenedores para garantizar el resultado final. Estos, al igual que el resto del tratamiento, son invisibles.

Entre sus ventajas, destacan:

  • Producen menos dolor.
  • Son casi imperceptibles.
  • Son removibles y fáciles de asear.

 

También tiene desventajas como:

  • Tienen un costo mayor a los brackets tradicionales.
  • No se puede comer con ellos puestos.
  • Al ser removibles, puedes olvidar colocártelos e, incluso, perderlos.
  • No todos los casos están indicados para usarlos.

 

¿A quiénes recomendamos la ortodoncia invisible y la tradicional?    

La ortodoncia es un tratamiento que se puede realizar cualquier persona que desee modificar su sonrisa, su dentadura y su expresión facial. Tanto los brackets, como los Invisalign, son procedimientos que corrigen la posición de los dientes desde el hueso maxilar.

Ambos métodos pueden utilizarse a cualquier edad y son aptos para todo tipo de personas, desde aquellas que tienen graves problemas de mordida (o maloclusión), hasta a aquellas que solo tienen pequeñas imperfecciones y desean potenciar su seguridad, su autoestima y lucir una sonrisa perfecta.

Antes y después de los tratamientos                                          

Los resultados de los tratamientos de ortodoncia invisible suelen ser sumamente notorios para los pacientes y quienes están a su alrededor. 

Ya sea que busques un tratamiento de ortodoncia invisible o tradicional, debes asegurarte de realizarlo con profesionales especializados en ortodoncia y estética dental. De esta forma, garantizas tu salud y  obtendrás resultados duraderos.

 

DESCRIPCIÓN

 

Tener una dentadura adecuada al rostro en tamaño y forma, potencia la primera impresión que damos a los demás y aumenta nuestra seguridad al desenvolvernos con otras personas.

Si estás buscando un tratamiento estético puedes optar por una ortodoncia invisible, que te asegure un cambio notorio, hecho mediante un proceso imperceptible. Otro de los tratamientos más utilizados son los brackets tradicionales, que también garantizan un resultado duradero y una sonrisa perfecta a las personas con problemas de mordida graves o pequeñas imperfecciones.

 

Sin embargo, sea cual sea tu tratamiento, lo más importante es que busques profesionales expertos en odontología estética que protejan tu salud.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *